OPORTUNIDADES COMERCIALES
[ ver + ]


ENCUESTA
¿Como conocio el portal SM?
Por publicidad
Por visita a industria
Por recomendación
A traves de un buscador

Votar

Ver Resultados


16/11/2012 
Internacional 
 


Uruguay. Industria del metal en alerta por costos 

Una producción diversificada y de calidad no asegura la competitividad de las empresas metalúrgicas locales 


 
Una producción diversificada y de calidad no asegura la competitividad de las empresas metalúrgicas locales; los productos importados a bajo precio y los altos ajustes salariales ponen en jaque al sector.

Las marcas uruguayas corren en desventaja la carrera por el mercado metalúrgico frente a las importaciones, con productos fabricados con materias primas y una mano de obra más económicas.

Grandes estructuras metálicas, tanques de almacenamiento, perfilería para la construcción, estanterías, tubos, alambres, chapas, herrajes, tornillos y clavos componen la producción sectorial, dirigida fundamentalmente a quienes actúan como intermediarios (por ejemplo barracas y empresas constructoras) entre las metalúrgicas y los consumidores.

El sector congrega a unas 1.200 empresas, la mayoría de pequeño porte, y da empleo a unas 10.000 personas, una cifra en declive a causa de la pérdida de competitividad que acusa la industria, analizó Miguel Oliveros, presidente de la Cámara Metalúrgica. Los bajos precios de los artículos importados aún bajo el riesgo de que sean de calidad inferior, un tipo de cambio desfavorable para los industriales uruguayos y el pago de ajustes salariales por encima del 30% tras el convenio colectivo firmado en 2011, son las principales dificultades que atraviesan las empresas.

Con este panorama es esperable encontrarse con una balanza comercial desnivelada: en Uruguay se importan productos metalúrgicos por un monto de US$ 2.000 millones anuales mientras que las exportaciones (con la región como principal destino) alcanzan los US$ 200 millones.

Más del 80% de la producción nacional se consume en el mercado interno aunque ello no se da sin dificultades para las fábricas locales.

«Más que tener problemas de acceso al mercado argentino, tenemos problemas de acceso al mercado uruguayo», marcó Oliveros al ser consultado sobre si las trabas a las importaciones en Argentina repercuten en la industria metalúrgica uruguaya.

Según el titular de la gremial, las empresas no participan «ni con un tornillo» en proyectos estratégicos como los molinos eólicos ni en grandes emprendimientos como la planta de celulosa Montes del Plata.

IMPULSADOS POR LAS OBRAS

«Hay muchas cosas que no se pueden fabricar en Uruguay por los costos que lleva en manufactura, las materias primas que vienen de la región, y el costo Estado», destacó Giovanni Maggi, director de la Metalúrgica Rino, que produce unas 300 líneas de clavos, además de alambre, grampas y perfilería.

Si bien la empresa cuenta con una producción de ocho toneladas de clavos al mes -en un mercado que consume unas 60 toneladas en ese período- las importaciones desde China e India predominan en la plaza local. La porción más grande del negocio de la venta de clavos se da en el marco de las obras edilicias.

El boom de la construcción explica el aumento que algunos subsectores de la industria metalúrgica lograron en los últimos años.

Según Jorge Soler, director y gerente general de Aluminios del Uruguay, la venta de perfilería de aluminio vive un «apogeo histórico»; la demanda creció un 80% respecto a los últimos cinco años, impulsada por la proliferación de proyectos edilicios. Ese segmento representa un mercado que mueve US$ 50 millones al año y en el que las importaciones desde Brasil, Argentina y Asia, abarcan el 40%.

Maggi fue en una línea similar y estimó que la venta de clavos para la construcción también alcanzó un aumento inusitado, registrando un alza del 30% en los últimos años.

Pese a este crecimiento, Soler advirtió que se está llegando a una meseta en la demanda asociada a una «merma en la inversión en vivienda».

PICARDÍA CHINA

Otro problema endémico para el sector metalúrgico es el dumping (la fijación de precios para bienes exportados a un valor inferior al costo de producción de ese bien en el país que lo importa) que aplica China como estrategia comercial.

«El dumping implica dos cosas: la picardía del importador y la del productor chino. Los chinos han desarrollado una tecnología fantástica para poner poquísimo zinc en un galvanizado y a la vista, uno no se da cuenta», ejemplificó Roberto Rey, gerente comercial de Armco y Alambresa SA, empresas con un vasto portafolio de productos que van desde alambre, mallas y chapas a clavos y perfilería.

Con el creciente flujo de importaciones, incluso algunas marcadas por la informalidad, las dificultades del sector han pasado a ser «la competencia desleal y el nulo control del Estado del cumplimiento de las normas», resumió el gerente comercial de Armco y Alambresa SA.

No obstante, el ejecutivo reconoció que la llegada de productos extranjeros se volvió necesaria para satisfacer la demanda de insumos que generó el crecimiento económico del país. «El Uruguay creció más que nuestra capacidad productiva. Entonces la empresa está invirtiendo muy fuerte en equipos y maquinarias para equilibrar la demanda», explicó Rey.

Mientras tanto, los empresarios metalúrgicos demandan que el Estado aplique controles más efectivos y políticas activas para favorecer la competitividad de la industria nacional.

La importación de bienes metalúrgicos en Uruguay asciende a unos US$ 2.000 millones al año, diez veces más que lo que exporta la industria nacional, según la cámara sectorial.

La producción metal-mecánica local se consume básicamente en el mercado interno. La falta de competitividad en los precios hace poco viable exportar, coinciden las empresas del rubro.

80% La demanda de perfilería de aluminio subió un 80% en los últimos cinco años, de la mano del auge de la construcción, indicó Jorge Soler, director de Aluminios del Uruguay.
1.200

Empresas desarrollan la industria metal-mecánica en el país; el sector da empleo a unos 10.000 trabajadores actualmente, según informó el presidente de la Cámara Metalúrgica del Uruguay, Miguel Oliveros.

Producción metalúrgica

80% mercado interno

20% exportación

ALTA SINDICALIZACIÓN

El nivel de participación de trabajadores de la industria del metal en los sindicatos es alta: el Untmra, uno de los gremios más fuertes del Pit-Cnt, cuenta con 4.000 afiliados pertenecientes a esa rama. El resto de los 10.000 afiliados se desempeñan en el sector del plástico y estaciones de servicio.

Fuente: El País 






YouTubeFacebook MainContact Twitter

Powered by
DigitalFX